Saltar al contenido

¿Cuáles son los imperios más grandes de la historia?

Imperio

Contenidos

¿Qué es un imperio?

Los imperios son concebidos como Estados que han logrado la ampliación de sus ámbitos de influencia, a través de la anexión de otros territorios, normalmente, mediante guerras u otros actos de violencia. Esto hace que su composición abarque la coexistencia personas de diversas religiones, nacionalidades e idiomas. En muchas ocasiones, los imperios cuentan con una gran capacidad militar y tecnológica, lo que le permite tomar extensiones de tierras regidas por otros gobiernos o personas, mediante coacción o el uso efectivo de las armas. Por otra parte, también suelen contar con un gran desarrollo económico, en virtud de los recursos con los que pueden hacerse en su proceso de expansión.

Imperios más grandes

En la historia abundan los ejemplos de Estados que quisieron configurarse como grandes imperios, sin lograrlo, mientras que otros lograron hacer temblar al mundo, a través de su poderío y extensión. Entre ellos, también han existido algunos que han sobresalido del resto, logrando hacerse con mayores logros. A continuación, haremos un recuento de los imperios más grandes de la historia.

Español

Si te sucede, que lamentas que España haya “perdido su grandeza” como ocurre con los personajes de la famosa serie “El Ministerio del Tiempo”, es probable que recuerdes que hace unos cuántos siglos, la nación ibérica se consolidó como un imperio de gran poderío con amplios “territorios de ultramar” o colonias.

Su dominio mundial inició en el siglo XVI, a través de la anexión de los territorios de la casi totalidad del continente americano y sus islas, algunos de África, Europa y el sudeste asiático; y se extinguió durante el siglo XIX, a través de las guerras napoleónicas y los procesos independentistas de las posesiones americanas; a pesar que algunos países africanos lograron independizarse en el transcurso del siglo XX. Su territorio se extendió por 20 millones de kilómetros cuadrados, equivalentes a poco más del 13% del mundo y abarcaba un 12% de la población mundial.

Ruso

Bajo la égida de Pedro I, se inició el período imperial de Rusia. En su expansión máxima, este imperio abarcó un conjunto de territorios de los Estados bálticos, gran parte del Asia Central, el Cáucaso, Turquía, e inclusive Alaska, en Norteamérica; entre muchos otros. Esta configuración del Estado ruso llegó a su fin, con la irrupción de la Revolución Bolchevique de febrero de 1917 y la abdicación del zar Nicolás II.

Sin embargo, a finales del siglo XIX, contaba con el dominio sobre 22.800.000 kilómetros cuadrados, lo que equivalía a un 15% del mundo. En 1913 (cuatro años antes de su caída) el imperio ruso contaba con cerca de 176.400.000 habitantes, lo que representaba el 9% de las personas que poblaban el globo terráqueo. A partir de 1917, Rusia se convirtió en una república, sin embargo, se mantuvo con la posesión de muchos de los territorios que pertenecieron al imperio.

Mongol

El imperio fundado por el famoso líder Gengis Khan en 1206, fue el segundo en razón de la extensión de sus territorios, pero fue el primero en cuanto a área continua; abarcando desde el extremo de la península de Corea, hasta el río Danubio, en el centro de Europa. Entre las regiones que se encontraban bajo su esfera de influencia, se encontraban Europa Oriental, Rusia, Persia (actual Irán), Mesopotamia (porciones de los actuales Estados de Irak y Siria) y parte de la India. Este extenso imperio de disolvió durante el siglo XIII, luego de la muerte de su fundador, como producto de las guerras que sostuvieron los que reclamaban ser sus sucesores. Esto produjo que se crearan cuatro Estados distintos.

A pesar que su duración se considera breve según los estándares historiográficos, eso no impidió que, en su punto de mayor desarrollo, este imperio lograra ocupar un total de 33.000.000 millones de kilómetros cuadrados, equivalente a un 16% de la masa terrestre, y hacerse con 110.000.000 millones de habitantes, durante su momento de mayor esplendor, lo que totalizaba un 25% de la población mundial.

Británico

El imperio británico es reconocido en la actualidad como el más extenso del mundo, tomando en cuenta sus posesiones en tierra firme e insulares. Este imperio surgió en el siglo XVI, a través de la expansión de ultramar que dictó la Reina británica, Isabel I, en el contexto de la guerra de distintos frentes contra la Corona española. Sin embargo, es a principios del siglo XVII que la expansión se hace más patente, pues llega a afectar gran parte de Norteamérica y el Caribe. Su caída se ubica en torno a 1946, debido a la precaria situación económica y el auge de movimiento independentistas de sus territorios de ultramar.

El dominio británico se extendió a lo largo de los 5 continentes y agrupó un área total de 33.700.000 kilómetros cuadrados, lo que ocupaba un 20% de los territorios de la tierra y contaba con 458.000.000 de habitantes, equivalentes al 25% de la población mundial.